Crímenes tecnológicos retan a las autoridades

Crímenes tecnológicos retan a las autoridades
en pocas semanas, una estructura de vigilancia en La Victoria, de estafadores que robaban en EE.UU. y hackeos al Gobierno.

Así como el plan de primer nivel del Gobierno como Supérate, estuvo impactado por la clonación de tarjetas de subsidios, la Rep. Dom. se ha convertido en un espacio donde este tipo de esquemas se esparcen con gran velocidad.  En los últimos 45 días el país ha sido impactado por una gran serie de delitos y artimañas poco conocidas.

La empresa de seguridad digital estadounidense Fortinet a revelado que la Rep. Dom. sufrió 2,200 millones de ciberataques en 2021 y advierte que “el incremento en volumen, sofisticación y efectividad de las ciberamenazas durante el 2021 ha sido notable”.

El lunes 7 de marzo la Procuraduría General de la República dio a conocer la operación Discovery, un entramado en el que 60 personas fueron detenidas , y a 36 se les solicitaron medidas de coerción. A los detenidos se les imputa, en general, haber montado una gran estructura que operaba en un centros de llamadas (call centers). De acuerdo con las investigaciones del Ministerio Público y el FBI, los miembros de la estructura contaban con un sistema informático programado para poder ubicar los perfiles idóneos en las redes sociales. Sus preferidos, principalmente, nacionales norteamericanos de más de 60 años, retirados y que contaran con buen nivel económico.

Obteniendo la información previa y sabiendo cómo engañar a sus víctimas, un operador (identificado por las autoridades como abridor) iniciaba la estafa mediante la usurpación de identidad, extorsión sexual, intimidación, se hacían pasar por agentes del FBI, también hacían de presuntos proveedores de medicamentos, entre otras artimañas para poder lograr el robo. 

El método de ciberdelito supuestamente utilizado por los imputados en la Operación Discovery es denominado por la Procuraduría General de la República como “spoofing”, que es una técnica de suplantación de identidad en la red, gracias a un proceso de investigación o con el uso de malware. Los ataques de seguridad en las redes que usan técnicas de spoofing ponen en riesgo la privacidad de los usuarios, así como la integridad de sus datos personales.

La Victoria:
El 31 de enero de este año la sociedad dominicana se enteró de que el sistema de 89 cámaras de seguridad que “vigilaba” la cárcel La Victoria era controlado por un reo. El hombre tenía el control visual de la cárcel en áreas consideradas sensibles de La Victoria, incluyendo la entrada al centro y las áreas comunes de las áreas administrativas. 
A todo esto, la Procuraduría General de la República indicó que en la cárcel operaba un centro de retransmisión de señal de internet que proveía de servicio de internet vía wifi a todos los privados de libertad e incluso a los residentes de las comunidades aledañas, esto gracias a un cable de fibra óptica que fue extendido de manera irregular desde Sabana Perdida hasta la prisión.

En el centro de internet de La Victoria se ocuparon además un servidor, un repetidor de wifi y 96 routers de wifi.
En aquel momento no se desenmascaró ninguna red de delitos de alta tecnología, aunque es harto conocido que en la República Dominicana y otros países de la región muchos, de lo presos controlan sus bandas, pandillas y fraudes desde las cárceles.

Burlando a las autoridades:
En la primera semana de febrero de este año 14 portales gubernamentales del país fueron hackeados. El Gobierno adjudicó el ataque a un grupo de hackers Hunter Bajwa Pakistan Zindabad, en este caso la característica del ataque fue denominado “defacement”, que suplantó las portadas de los distintos servicios del Gobierno. 

En una nota de prensa la Oficina Gubernamental de Tecnología de la Información y Comunicación (Ogtic) indicaba: “Este ataque no avía afectado ningún servicio crítico, servicios transaccionales gubernamentales ni las operaciones de los servicios institucionales”. La nota no reveló cuáles portales fueron los servicios hackeados.

Usurpación de identidad:
Otro mecanismo que circula en la web es la usurpación de la identidad de lo medios de comunicación dominicanos. Diario Libre ha contactado en diversas ocasiones múltiples sitios en internet que utilizan el diseño, los símbolos y estructuras de los periódicos dominicanos para promover su informaciones totalmente falsas. 

En estos momentos existe un portal activo que usurpa la identidad de un periódico de circulación nacional para, además de dar a conocer información falsa, convencer a las personas de que le entreguen nombre, correo electrónico, número de tarjeta de crédito y código CVV, con el claro fin de poder robarles.
Funcionan como sitios web de fraudes digitales que se promueven en toda las redes sociales como negocios que prometen grandes ganancias por poco dinero. Los delincuentes distribuyen las direcciones electrónicas por WhatsApp y la demás redes sociales. Esos links aterrizan en sitios web que parecen creíbles. 

Fuente: Diario Libre

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A note to our visitors

This website has updated its privacy policy in compliance with changes to European Union data protection law, for all members globally. We’ve also updated our Privacy Policy to give you more information about your rights and responsibilities with respect to your privacy and personal information. Please read this to review the updates about which cookies we use and what information we collect on our site. By continuing to use this site, you are agreeing to our updated privacy policy.